Boletín de prensa No. 01. Bogotá D.C. 25 de enero de 2021. Los próximos días miércoles 27 y jueves 28 de enero, la Contraloría de Cundinamarca estará desarrollando jornadas virtuales de capacitación a todos sus sujetos de control. 

Estas sesiones buscan ilustrar a los responsables de rendir cuentas a la entidad de control sobre el manejo de los aplicativos SIA CONTRALORÍAS Y SIA OBSERVA, plataformas diseñadas para la respectiva carga de la información que legalmente deben entregar a la Contraloría de Cundinamarca. 

Funcionarios de la Contraloría Departamental explicarán aspectos como periodicidad en entrega de información, términos de vencimiento, diligenciamiento de formatos y recomendaciones generales; así mismo se abordará el tema de las reservas presupuestales y registro de la deuda pùblica. 

A la capacitación virtual, que es de carácter obligatorio, están convocados los servidores públicos que tengan a cargo la rendición de la cuenta en los aplicativos SIA CONTRALORIAS y SIA OBSERVA, así como los representantes legales y secretarios de Hacienda de las entidades municipales y departamentales. 

El siguiente es el cronograma de capacitaciones

 

DIA

HORA

INSTITUCIONES

Miércoles 27 de enero      

9 am a 12 pm      

Alcaldías, concejos, personerías, institutos y entidades del nivel municipal.

Miércoles 27 de enero

2 pm a 5 pm

Sector Central, secretarías del Despacho, Unidades de la Gobernación, establecimientos públicos y empresas industriales y comerciales del orden departamental.

Jueves 28 de enero

9 am a 12 pm

Empresas Sociales del Estado, Centros de Salud y Hospitales.

Jueves 28 de enero

2 pm a 5 pm

Empresas de Servicios Públicos.



 Ver circular 003

 

BOLETÍN No. 2

PLAN DE ACCION – ACCIÓN 2.5.1..

La Contraloría de Cundinamarca, en cumplimiento de sus funciones de control y vigilancia fiscal a toda persona o entidad pública o privada que administre fondos, bienes o recursos públicos, en el ámbito de su jurisdicción territorial, presentó, el Informe Anual de l Situación de la Finanzas Públicas del Departamento de Cundinamarca, correspondiente a la vigencia fiscal 2019, del mismo se extraen entre otras las siguientes conclusiones:

  • GESTIÓN DE RECAUDO

Para valorar la gestión en el recaudo y su relación con el gasto, se implementan los indicadores de ejecución, los cuales evalúan, como primera medida, la gestión del recaudo de las rentas y recursos de capital, denominada “Ejecución Activa”; y la gestión del gasto, reflejada en la ejecución de las apropiaciones presupuestales, denominada “Ejecución Pasiva” (DNP, 2017).

 

Para la ejecución activa, el indicador relaciona los ingresos estimados/recaudo efectivo, determinando la efectividad en el recaudo, de tal modo que, si el resultado es igual o supera el 100%, muestra que, durante la vigencia se alcanzó o superó la meta estimada de recaudo y, por el contrario, si es menor a 100%, indica que, al final de la vigencia el recaudo efectivo está por debajo del total estimado de ingresos.

 

En la vigencia 2019, los ingresos totales mostraron una ejecución del 101,7%, indicando que, el recaudo efectivo fue mayor al estimado, tal como se muestra en la siguiente relación:

Recaudo efectivo $ 2.776.741,07/Ingresos presupuestados $ 2.729.098,79  = 101,7%

 

  • GASTOS DEL DEPARTAMENTO .

El monto de los compromisos celebrados cerró en $2,58 billones, con $144.914 millones por debajo de la apropiación definitiva, razón por la cual el indicador que valora la gestión de la ejecución de los gastos, se sitúo en el 94,7%.

 

Durante la vigencia 2019, los gastos de funcionamiento se situaron por debajo de los gastos del periodo fiscal 2016 (antes de las modificaciones y creación de nuevos cargos), logrando una reducción de 0,5% equivalente a $2.459 millones menos de lo ejecutado en 2018.

 

  • RESERVAS PRESUPUESTALES

Para el cierre de la vigencia 2019, los compromisos excedieron las obligaciones y la Administración Central del departamento de Cundinamarca, a través del Decreto No. 052 del 17 de febrero de 2020, constituyó reservas presupuestales para la vigencia fiscal 2019, por valor de $43.761 millones, de las cuales el 99%, corresponden a gastos de inversión, donde, la mayor solicitud la realizó la Secretaría de Salud, por valor de $16.538 millones, equivalente al 38%, seguida por la Secretaría de Hacienda por $7.901 millones, el 18%, la Secretaría de Transporte y Movilidad por $5.671 millones, el 13% y la Secretaría de Educación por $4.956 millones, el 11%, respectivamente.

 

  • ESTABLECIMIENTOS PÚBLICOS

Son la Beneficencia de Cundinamarca (BC), La Corporación Social de Cundinamarca (CSC), el Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU), el Instituto Departamental de Acción Comunal de Cundinamarca (IDACO), el Instituto Departamental de Cultura y Turismo (IDECUT), el Instituto para la Recreación y el Deporte de Cundinamarca (INDEPORTES), la Unidad Administrativa Especial de Pensiones de Cundinamarca (UAEPC) y la Agencia de Cundinamarca para la Paz y el Posconflicto (ACPP).

 

Durante las últimas cuatro (4) vigencias 2019–2016, los ingresos de los establecimientos públicos mostraron un incremento del 40%, equivalente a $254.192 millones, pasando de $638.889 millones, en 2016, a $893.081 millones, en 2019. Este incremento, se puede relacionar con el crecimiento en la inversión social, cultural, deportiva, infraestructura física, fortalecimiento institucional comunal y demás programas, que son implementados por los EP, en el departamento.

 

  • ESE

El Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) efectúa, para cada vigencia fiscal, el análisis de riesgo financiero que presenta cada una de las ESE del nivel territorial, ubicándolas en una de las categorías de riesgo: alto, medio, bajo, o sin riesgo, dependiendo de la capacidad que tiene cada ESE de financiar las obligaciones operacionales corrientes y no corrientes de las instituciones, frente a los ingresos operacionales corrientes. Este análisis muestra que el 29% de las ESE regionales del departamento presentan un riesgo financiero ALTO, el 18% de las ESE se ubican dentro de la categoría de riesgo financiero MEDIO, el 8% mostraron un riesgo BAJO y el 45% de las ESE, se clasificaron en la categoría SIN RIESGO.

 

Sin embargo, durante la última vigencia 2019, no todos los establecimientos aportaron a la cifra de superávit, tal es el caso de once (11) entidades, en donde los gastos reportados superan sus ingresos, generando así, un déficit fiscal. Esta lista la encabeza el Hospital Salazar del municipio de Villeta y el Hospital Ismael Silva del municipio de Silvania, los cuales generaron déficits por valor de $979 millones y $550 millones, respectivamente

 

Al cierre fiscal de 2019 las empresas sociales del Estado del departamento de Cundinamarca, lograron ingresos operacionales totales por $820.315 millones, cifra superior en $134.045 millones, con respecto al año anterior que alcanzó $686.270 millones es decir un incremento de un 20%, los ingresos por ventas de servicios fueron $686.057 millones, transferencias y subvenciones por $134.259 millones y otros ingresos por $59.183 millones.

El costo de ventas por la prestación de los servicios al cierre del ejercicio 2019, alcanzó un valor de $538.299 millones, es decir que aumentaron en $55.880 millones, con relación al 2018, que fueron de $482.419 millones.

 

 

  • MUNICIPIOS

En síntesis, el 23% del total de los municipios, gozan de finanzas saludables, el 55% presentan similares características, pero con menor magnitud, en cuanto a sus ingresos, inversión y ahorro corriente. El 14% presentan un riesgo a desequilibrios financieros y el  8% del total de los municipios, presentan un alto riesgo de generar déficit corriente por la insuficiencia de recursos propios.

Boletín No. 38, Bogotá D.C., 21 de diciembre 2020. De acuerdo con los reportes presentados por las administraciones locales y una vez realizada la depuración de la información, la Contraloría de Cundinamarca determinó que actualmente en el departamento se encuentran 71 obras inconclusas, por un valor de 97.129 millones de pesos, las cuales se localizan en 39 municipios; así lo dio a conocer el ente de control, durante el desarrollo de la audiencia pública de rendición de cuentas Vigencia 2020, realizado el pasado 14 de diciembre. 

 

Durante la sesión se explicó que por sectores, los de mayores obras inconclusas son: agua potable y saneamiento básico, con 17 obras que suman $42.956 millones de pesos; educación, con 15 obras por un monto de $15.573 millones de pesos, y deportes y recreación, con 7 obras por $9.146 millones de pesos.

 

Al analizar por provincia, se determinó que las de Sabana Occidente, Bajo Magdalena, Tequendama y Sumapaz presentan las más altas cifras, $40.464 millones de pesos, $14.110 millones de pesos, $9.554 millones de pesos, y $7.110 millones de pesos, respectivamente. En el mismo informe se destaca como causas de estas obras inacabadas la falta de recursos, el incumplimiento del contratista, las obras son ejecutadas por etapas y las deficiencias en estudios y diseños de los proyectos. 

Este informe, expresa el contralor de Cundinamarca, Edgard Sierra Cardozo, es el resultado de la continuación de una labor asumida por la Entidad que requirió a las administraciones locales informes sobre el estado de las obras en sus territorios para así, generar una base de datos que permita un seguimiento efectivo a esta contratación, anticipándose a lo que hoy establece Ley 2020 del 17 de julio del 2020, por medio de la cual se crea el registro nacional de obras civiles inconclusas de las entidades estatales.

Frente a esta situación, el contralor Sierra Cardozo reiteró su llamado a las administraciones locales para que tomen las medidas necesarias que permitan la culminación y puesta al servicio de la comunidad y requirió a los alcaldes y jefes de planeación a proyectar sus obras de infraestructura, de tal forma que las mismas no queden truncadas y se conviertan en elefantes blancos, que afectan los recursos públicos de las entidades locales y en especial el bienestar de la comunidad.

 

 

 

Boletín 39, Bogotá, D.C. 23 de diciembre de 2020. Frente a la preocupante situación de hacinamiento carcelario que aun persiste y evidenciada en recientes visitas de seguimiento por parte de la Defensoría del Pueblo Regional-Cundinamarca a las unidades de policía en donde se recluyen de manera transitoria a las personas privadas de la libertad condenadas y sindicadas, la Comisión Regional de Moralización Bogotá-Cundinamarca, CRMBC, instó al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario INPEC, al Ministerio de Justicia y del Derecho, y al Ministerio del Interior a debatir la necesidad de construir nuevos establecimientos penitenciarios y carcelarios en el territorio cundinamarqués que permitan salvaguardar los derechos de las personas privadas de libertad.

 

Para la CRMBC, es urgente trabajar en este frente, ya que el hacinamiento persistente en los centros de reclusión administrados por el INPEC en el Departamento, ha imposibilitado el traslado de esta población, ya que como lo informó la directora del INPEC para la Región Central, Imelda López, en sesión de junio de 2020 de la CRMBC, desde la dirección del nacional del INPEC, se estableció que no se firmarían con las entidades territoriales nuevos convenios para recibir más personas privadas de la libertad al interior de los EPC en el departamento de Cundinamarca, puesto que estos centros de reclusión no cuentan con cupos que permitan la garantía de derechos y bienestar de las personas privadas de la libertad.

 

Tomar medidas perentorias desde las instancias nacionales responsables de este tema, se hace hoy necesario, en la medida en que ante la pandemia del COVID-19, cómo lo expresó la Defensoría del Pueblo, en comunicación a la dirección Ejecutiva de la Federación Colombiana de Municipios, “es conocido también como dentro de los escenarios que ofrecen mayor riesgo de contagio, se encuentran las personas privadas de su libertad localizadas en los diferentes establecimientos penitenciarios y carcelarios, y centros de reclusión transitorios del país...”.

 

La no solución de esta problemática, de acuerdo con los miembros de la CRMBC, pone en alto riesgo la población carcelaria, que como ya sucedió en la Estación de Policía de San Mateo, Soacha, Cundinamarca, fueron hechos intrínsecamente ligados al hacinamiento que existe en las diversas unidades policiales del departamento de Cundinamarca y la ciudad de Bogotá D.C.  

 

De la misma forma, el contralor de Cundinamarca y presidente de la CRMBC, Edgard Sierra Cardozo, se unió al llamado hecho por la Defensoría del Pueblo a las autoridades municipales en donde se les requirió la adopción de medidas para proteger la vida, la salud y la integridad física y psicológica de las personas privadas de la libertad en detención preventiva, localizadas en sus centros de reclusión o en aquellos con los que tuvieran convenios para tal efecto.

 

A demás de este tema, durante la sesión ordinaria del mes de diciembre, la Comisión presentó el avance del plan de acción 2020-2021, en donde se destacaron actividades como el seguimiento a: reubicación de habitantes del barrio El Tao en Pacho; inclusión de políticas de lucha contra la corrupción en los planes de desarrollo territoriales; situación de los rellenos sanitarios, cumplimiento de la ley 843 de 2017; vigilancia de la contratación en la declaratoria de emergencia sanitaria por la pandemia del Covid-15, entre otros temas.     

 

 

Boletín No. 37, Bogotá D.C., 21 de diciembre de 2020. Como resultado del proceso auditor desarrollado durante este año, la Contraloría de Cundinamarca registra beneficios de control fiscal que superan los $8.600 millones de pesos, dentro de los cuales se destacan las acciones tomadas por administraciones como consecuencia de las auditorías de la Secretaría de Salud de Cundinamarca y la Empresa de Licores de Cundinamarca, que permitieron beneficios de más de $4.500 millones y $3.475 millones, respectivamente; así lo dio a conocer la Entidad de Control durante la audiencia pública de rendición de cuentas de la vigencia 2020. 

 

Es de anotar que un beneficio de control fiscal es aquel impacto positivo para los sujetos de control o sobre la comunidad, el cual se deriva principalmente de las acciones implementadas en los planes de mejoramiento, en los pronunciamientos, en las observaciones y en los hallazgos expresados por entidad de control, los cuales se traducen en ahorros o recuperaciones para el erario. 

 

Así mismo, durante la jornada, la cual fue presidida por el contralor de Cundinamarca, Edgard Sierra Cardozo, el grupo directivo presentó un balance del proceso auditor, en el cual dio a conocer que en este año, la Entidad ha desarrollado 205 auditorías a entidades municipales, dentro de las cuales se han determinado 53 hallazgos fiscales, que suman más de  $11.635 millones de pesos. De estos, las provincias con mayores hallazgos por montos son la de Sabana Centro y la de Guavio, con $8.481 millones de pesos y $1.869 millones de pesos, respectivamente. 

 

En cuanto a las entidades departamentales, la Contraloría de Cundinamarca ha ejecutado en este mismo periodo 99 auditorías, que han determinado 13 hallazgos fiscales por un suma de $3.228 millones de pesos. Las entidades con mayores montos de hallazgos son la ESE Hospital Nuestra Señora del Carmen del El Colegio, con una suma de $1.331 millones de pesos y la EPS CONVIDA, con $1.547 millones.

Al presentar este balance, el contralor Sierra Cardozo, expresó que “el 2020 se constituyó en un reto para el ejercicio del control fiscal y seguramente para muchas otras actividades de la administración, la economía y la sociedad, precisamente por la crisis sanitaria que vive el mundo, lo cual implicó hacer las cosas de otra forma, pero el trabajo articulado tanto interna como externamente permitió seguir propendiendo por el fortalecimiento del control control fiscal territorial y en especial generando valor y sostenibilidad para Cundinamarca”, concluyó.